Haití la envidia del mundo.

Haití era la envidia del mundo. Todo el mundo quería ir a Haití. Había mucho dinero. Los negocios se forjaban en la isla caribeña. Todo aquel que quería invertir tenía que pasar por allí. Incluso, numerosos ciudadanos franceses se instalaron en la isla y fijaron su lugar de residencia en Haití, entonces llamada Santo Domingo. Tenían poder, riqueza y esclavos, ¿qué más querían?

Pero algo se estaba fraguando allí. En los comienzos del siglo XIX, los ciudadanos de la isla vieron como Francia explotaba sus riquezas sin dejar nada allí. Estaban pasando de ser un país rico a un país sobreexplotado por una potencia. De esta forma, los ciudadanos haitianos inician una revuelta contra los franceses.

El movimiento anticolonialista mundial podría decirse que también se inicia en Haiti: se convierte en la segunda colonia independiente en 1804 tras una cruenta guerra de independencia.

Pero la isla tuvo que sufrir entonces los embargos franceses. París no aceptó la independencia y exigió a Haití el pagó de unas contrapartidas que asfixiaron económica y comercialmente al país durante más de cien años.

Francia obligó por tanto a Haití a abonar el coste de su independencia a cambio de levantarle los embargos. Al Gobierno haitiano sólo le quedaba una salida: pagar esta deuda, pues no podía vivir eternamente así.

La deuda terminó de pagarse en 1947. Entonces, el país era ya el más pobre del hemisferio occidental.

¿Es culpable Francia de la situación de Haití? Algunos piensan que sí. Lo cierto es que el terremoto ha movilizado al Ejecutivo de Sarkozy, que se ha mostrado más colaborador que nunca. Incluso, la ministra de Economía ha pedido que se condone la deuda del país con el Club de París ¿Querrá así París devolverle a la isla el estatus que nunca debió perder?

Be the first to comment on "Haití la envidia del mundo."

Deja un comentario.